1 evento en vivo

Buscando el rastro de los desaparecidos en Siria

18 may 2017
03h01
  • separator
  • comentarios

Saber si sus familiares siguen vivos o muertos es un derecho que se les ha vetado a Fadua y Bayan, dos sirias que luchan por conocer el paradero de sus parientes desaparecidos, después de que presuntamente hayan sido detenidos.

Fadua Mahmud lleva cinco años sin tener noticias de su marido, Abdelaziz al Jayer, y de su hijo Maher.

Al Jayer es una prominente figura política de la oposición tolerada por el Gobierno dentro de Siria y es dirigente del Consejo de Coordinación Nacional (CCN).

Tanto a Al Jayer como a su hijo parece que se los tragó la tierra el 20 de septiembre de 2012, después de que el político regresara a Damasco tras participar en una conferencia en China.

"Mi hijo Maher fue a recogerlo al aeropuerto con un compañero, Iyas Ayash. Los tres fueron detenidos cuando iban en coche. Desde entonces, no he vuelto a saber nada más", dice Fadua, de 62 años, en una conversación telefónica con Efe.

Desde aquella fatídica fecha, "he hecho muchos intentos para saber dónde están, pero no he podido confirmar nada, ni siquiera he podido comprobar si efectivamente están en poder del régimen, ya que éste no lo ha reconocido nunca", lamenta.

Fadua cree que fueron capturados en el trayecto del aeropuerto a la ciudad, que se efectúa por una carretera que estaba controlada por las autoridades.

A su juicio, la desaparición de su esposo se debe a que "es una personalidad nacional con un papel político" y recordó que en el pasado estuvo arrestado 10 años durante el mandato del Hafez al Asad (1971-2000), padre y predecesor del presidente actual, Bachar al Asad, por su actividad en el Partido Comunista del Trabajo.

Tras la desaparición de sus familiares, Fadua, que es también miembro del CCN y estuvo detenida durante dos años en Siria en la década de los 90 por su activismo, decidió abandonar al país con su otro hijo.

Estuvo dos años en Beirut, pero también se tuvo que marchar: "Opté por irme como refugiada a Berlín, después de que la Inteligencia militar libanesa irrumpiera en mi casa; ha sido muy difícil para mí", señala.

Fadua no se resigna a mantenerse de brazos cruzados y junto a otras cuatro mujeres fundó hace tres meses el grupo Familias por la Libertad para pedir la liberación de todos los arrestados, no solo por las autoridades, sino también de los que están en manos de los rebeldes y de la organización terrorista Estado Islámico (EI).

Otra de las sirias que participan en la iniciativa es Bayan Sharbayi, que tiene dos hermanos desaparecidos, Yehia y Maan, desde septiembre de 2011.

Bayan, originaria de la localidad de Daraya, al suroeste de Damasco, vive ahora en el Reino Unido, desde donde lucha para averiguar el destino de sus dos parientes.

"Fueron perseguidos por organizar y coordinar las protestas de 2011", rememora esa mujer, de 31 años, en alusión a las manifestaciones que estallaron en marzo de ese año en el territorio sirio y que derivaron en la contienda que asuela el país.

Bayan explica que primero fue detenido Maan por las fuerzas de seguridad en la casa donde se escondía junto a varios amigos en las afueras de Daraya.

"Obligaron a Maan a llamar a Yehia y a contarle que estaba herido y que necesitaba ayuda. Cuando Yehia llegó, los miembros de la seguridad lo esperaban y no pudo huir", apunta su hermana.

Maan, de 47 años, está casado y con cuatro hijos, mientras que Yehia está soltero.

"Desde su detención, no hemos podido confirmar el sitio donde están ni tampoco cuál es su estado de salud -subraya Bayan- Pedimos acudir al centro de la Policía Militar, pero rechazaron todas nuestras solicitudes".

"Nunca supimos si fueron juzgados y si hubo alguna sentencia", se queja esta siria, que agrega que informaron de lo ocurrido a la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), sin que a día de hoy hayan podido obtener un solo dato sobre sus seres queridos.

Tras la desaparición, el resto de la familia fue también acosada por las autoridades y tuvo que salir de Siria.

Decenas de miles de personas han desaparecido en el territorio sirio desde el comienzo de la guerra, pero no hay cifras exactas.

De acuerdo a datos proporcionados a Efe por el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, unas 200.000 habrían sido detenidas en Siria desde 2011, de las que la mitad podría haber fallecido durante el cautiverio, aunque la ONG solo ha documentado hasta ahora los nombres de 15.000.

Estas estadísticas no incluyen a los secuestrados por grupos rebeldes e islámicos, ni los rehenes del EI.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad