0

Damasco considera "infundadas" las acusaciones de Washington sobre crematorio

16 may 2017
11h13
  • separator
  • comentarios

El Gobierno sirio calificó hoy de "infundadas" las acusaciones lanzadas por EEUU sobre la supuesta existencia de un crematorio en la cárcel de Saidnaya, al norte de Damasco, donde supuestamente miles de cadáveres de reclusos fueron quemados para ocultar ejecuciones masivas.

Una fuente de alto rango del Ministerio sirio de Asuntos Exteriores declaró a la agencia de noticias oficial SANA que esas alegaciones no tienen ninguna base.

"Las acusaciones de la Administración estadounidense contra el Ejecutivo sirio acerca de lo que denomina como crematorio en la prisión de Saidnaya, y el uso de barriles explosivos y armas químicas son completamente infundadas", zanjó la fuente.

En su opinión, el Gobierno actual de EEUU ha actuado igual que sus predecesores "con una nueva historia de Hollywood, alejada de la realidad y sin una investigación pertinente".

De esta manera, las autoridades sirias reaccionaban a las denuncias hechas ayer por el secretario adjunto para Asuntos de Oriente Próximo del Departamento de Estado, Stuart Jones, quien aseguró que tienen pruebas fotográficas de la presencia de un crematorio junto a la cárcel de Saidnaya.

En una rueda de prensa, Jones dijo que "según varias fuentes, el régimen (sirio) está acusado de matar hasta cincuenta detenidos al día en Saidnaya".

"Nosotros ahora creemos que el régimen sirio ha instalado un crematorio que puede acabar con cuerpos sin que queden muchas pruebas", dijo Jones, quien también se hizo eco de informaciones que apuntan a que muchos cadáveres han sido enterrados en fosas comunes.

La fuente del Ministerio sirio de Exteriores agregó que al Gobierno sirio no le han sorprendido esas declaraciones, que, destacó, son habituales antes del inicio de cualquier ronda política, sea en Ginebra o Astaná.

Precisamente hoy se reanudaron en la ciudad suiza las conversaciones de paz entre una delegación de las autoridades sirias y otra de la oposición, con la mediación del enviado especial de la ONU para el país árabe, Staffan de Mistura.

Las ejecuciones masivas en Saidnaya ya habían sido desveladas en febrero pasado por Amnistía Internacional (AI), que en un informe habló de una campaña de ahorcamientos colectivos en este centro penitenciario, aunque no hizo mención a la existencia de ningún crematorio.

El responsable de comunicación de AI en Oriente Medio y el Norte de África, Tarek Wheibi, indicó a Efe por teléfono que su grupo "no ha podido verificar las fotografías mostradas por EEUU (sobre la presencia del crematorio), pero ha confirmado la muerte de 13.000 personas en Saidnaya".

"No hemos oído nada de ningún crematorio", recalcó, sin embargo, Wheibi.

En su informe de febrero, AI aseguró que el Gobierno sirio desarrolló entre 2011 y 2015 una campaña de ahorcamientos colectivos en Saidnaya, donde al menos 13.000 personas, la mayoría civiles que se cree que eran opositores, podrían haber muerto.

Respecto al destino de los cadáveres, Wheibi detalló que lo único que su organización ha podido comprobar es que muchos cuerpos fueron cargados en camiones para ser enterrados después en fosas comunes.

"De acuerdo con las imágenes captadas por satélite, por los alrededores de Saidnaya se ha extendido una zona de enterramientos, ese terreno pertenece a las autoridades sirias", puntualizó.

Wheibi no descartó que los ahorcamientos puedan continuar aún, pese a que la investigación de AI abarca entre 2011 y 2015.

A su juicio, "solo EEUU y Rusia pueden presionar al Consejo de Seguridad de la ONU para que se lleve a cabo una investigación internacional, con investigadores independientes".

El portavoz de AI precisó, por otro lado, que la mayoría de reos que se hallan en ese presidio están sin el conocimiento de sus familiares.

"La gente se pierde en el sistema, muchos parientes nunca vuelven a tener información de sus seres queridos, en algunos casos les dicen que están muertos y luego siguen vivos y viceversa", remarcó.

En su informe, AI denunciaba también que un gran número de reclusos falleció en Saidnaya por las "políticas de exterminio", que incluyen torturas repetidas y privación de comida, agua y medicinas.

Para elaborar esa investigación, AI contactó con 84 testigos entre antiguos reos, jueces, abogados y guardias.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad