0

El legado de Lee Kuan Yew expone la disputa del clan más poderoso de Singapur

17 jun 2017
06h20
  • separator
  • comentarios

La aplicación de la última voluntad de Lee Kuan Yew, fundador de la moderna Singapur, ha desembocado en una pelea cainita donde se acusa al primogénito y primer ministro de la ciudad-estado, Lee Hsien Loong, de abuso de poder.

Kuan Yew, quien leyó en 1965 el texto de independencia de Singapur, pidió que a su muerte la casa familiar ubicada en el 38 de la céntrica calle Oxley fuera derruida y que se donara el dinero recaudado con la venta del terreno a organizaciones caritativas.

Construida hace 200 años por un mercader judío y adquirida por el político en 1945, los muros del hogar fueron testigos de importantes momentos de la historia de la nación asiática, como la reunión de Kuan Yew y sus acólitos durante la lucha por la independencia de los británicos (1963) y la posterior separación de Malasia (1965).

No obstante, dos años después de la muerte del reverenciado gobernante (marzo de 2015) el bungaló permanece en pie.

Una carta pública de los hijos menores, Lee Hsien Yang y Lee Wei Ling, a su hermano mayor con el título "¿Qué ha sucedido con los valores de Lee Kuan Yew?" evidenció el pasado miércoles el distanciamiento entre los descendientes.

"Los valores de Lee Kuan Yew han sido erosionados por su propio hijo. Nuestro padre puso primero al país y su gente, no a su popularidad o agenda privada", indicaron los dos hermanos en la misiva.

Desde entonces el fuego cruzado entre los hijos del difunto político singapurés ha dejado una retahíla de mensajes y publicaciones en la red social Facebook sobre las rencillas familiares que habrían comenzado en 2011.

El actual jefe de Gobierno rebatió la primera acometida con un comunicado de cerca de 4.000 palabras donde exponía sus "serias dudas" de que su padre fuera "apropiadamente" aconsejado sobre los cambios en su última voluntad y que no sabía lo que firmaba.

Wee Ling, la menor del trío, contraatacó al actual primer ministro con la publicación de una serie de correos electrónicos privados y denunció en posteriores mensajes las "mentiras y engaños" del sucesor y su esposa, Ho Ching, directora de Temasek, brazo inversor del Gobierno de Singapur.

"Lo más importante es, si el primer ministro puede abusar de sus poderes oficiales para maltratar a sus hermanos, qué podría hacerle a los ciudadanos comunes (...) Hsien Loong y Ho Ching han demostrado su verdadera cara. Y pienso que su manera de ser no corresponde a un primer ministro y una primera dama", achaca la menor de la saga.

Según esta, el actual líder de la conocida como ciudad del león pretende vivir en la casa de su padre y explotar en su beneficio el legado de Lee Kuan Yee para establecer una dinastía con su hijo -y nieto de Kuan Yew-, Li Hongyi, como futuro líder singapurés.

Hsien Yang, el mediano de los tres y quien ha anunciado su autoexilio de la ciudad-estado, llegó a publicar una fotografía del extracto donde Kuan Yew pide la "inmediata destrucción" de su propiedad a su muerte acompañado por la firma del progenitor.

"Me gustaría pedir a cada uno de mis hijos que asegure mi deseo al respecto a la demolición de la casa. Si no fueran capaz de realizarlo por cambios en las leyes o regulación es mi deseo que la casa nunca se abra a otros excepto mis hijos, sus familias y sus descendientes", apunta el testamento.

"Nos sentimos enormemente incómodos y vigilados de cerca en nuestro propio país. No confiamos en Hsien Loong como hermano ni como líder. Hemos perdido la confianza en él", zanjaron los hermanos.

Para proseguir con el drama de la familia Lee, el primer ministro, quien se encuentra fuera del país hasta el lunes, acusó a la mujer de Hsien Yang de malmeter y "preparar" el tema de la herencia.

Kuan Yew gobernó Singapur de manera ininterrumpida antes, durante y después de la independencia (desde 1959) hasta 1990.

Su primogénito, Hsien Loong, siguió los pasos del patriarca al ser nombrado primer ministro en 2004 y renovó por cinco años el cargo por segunda vez en las elecciones de 2015, que convocó de forma anticipada seis meses después de la muerte de Kuan Yew.

El Partido de Acción Popular (PAP), fundado por Kuan Yew y que ha gobernado el país de forma ininterrumpida desde la independencia, logró su mejor resultado en años tras una campaña en la que Hsien Loong vinculó su gestión al legado de su padre.

Las críticas al gobierno no son habituales en Singapur, uno de los países con la renta per cápita más elevada del mundo, pero donde los medios de comunicación están sometidos a una fuerte censura.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad