0

Despedidas y descensos

14 may 2017
13h22
  • separator
  • comentarios

El Totteham Hotspur se despidió este domingo el estadio de White Hart Lane, la que ha sido su casa los últimos 118 años, con un emotivo triunfo sobre el Manchester United, en una jornada dominical de la Premier League en la que el Hull City consumó, con su derrota ante el Crystal Palace, su descenso a la Championship.

El conjunto entrenado por el argentino Mauricio Pochettino se ha garantizado, con esta victoria -goles de Victor Wanyama y Harry Kane-, la segunda plaza de la tabla por primera vez en los últimos 54 años.

Los del norte de Londres jugarán sus partidos la temporada que viene en el estadio de Wembley mientras terminan las obras -estará listo para comienzos del curso 2018/2019- de su nueva y moderna casa, que va cogiendo forma al lado de White Hart Lane.

"¡Qué forma tan especial de acabar aquí!", aseguró Kane, autor del gol que dio el triunfo a los 'Spurs', tras el duelo. "Queríamos ganar en nuestro último partido. Dije antes del encuentro que me encantaría marcar el gol del triunfo y así sucedió; es algo maravilloso", añadió.

El keniano Wanyama, con un tanto de cabeza a los cinco minutos, y el inglés Kane, al poco de iniciarse el segundo tiempo, pusieron en ventaja al Tottenham, aunque Wayne Rooney, autor del último gol en The Lane, metió el miedo en el cuerpo a los londinenses con un tanto a falta de 20 minutos para el final.

Sin embargo, pese a las intentonas de los rojos de Mánchester, los 'Spurs' se llevaron un merecido triunfo, que fue celebrado por los espectadores con una multitudinaria invasión de campo, antes de que la megafonía del club les tuviera que pedir por favor que regresaran a sus asientos para poder dar comienzo a las celebraciones.

"Fue un partido perfecto y estoy feliz por el triunfo y por los hinchas. Nos lo merecíamos todos. Es maravilloso acabar la liga en segunda posición y no haber perdido en casa en toda la temporada; hay muchas razones para estar contentos", señaló Pochettino. "Ahora jugaremos en Wembley, y tenemos que sentirnos como en casa", agregó.

Por su parte, los pupilos de José Mourinho, con un ojo puesto en la final de la Liga Europa ante el Ajax, se aferran a un triunfo el 24 de mayo en Estocolmo para estar el año que viene en la Champions League, puesto que esta derrota los deja sin opciones para alcanzar a los cuatro primeros.

Quien sí estará, con total seguridad, en la máxima competición continental es el Liverpool, que este domingo, liderado por un magistral Philippe Coutinho, goleó en Londres al West Ham United por 0-4.

Coutinho fue el artífice del triunfo de los 'Reds' en el este de la capital británica con una magnífica asistencia en el gol de Daniel Sturridge (m.35) y un doblete en la segunda mitad (m.57 y m.61) que dejó el encuentro sentenciado. El belga Divock Origi se sumó a la fiesta y fue el autor del cuarto tanto a falta de 15 minutos para el final.

Los hombres de Jürgen Klopp llegaron a Londres con la obligación de ganar, después de los triunfos del sábado del Manchester City (2-1 sobre el Leicester) y del Arsenal (1-4 ante el Stoke), para recuperar la tercera plaza y garantizar prácticamente su presencia en la próxima edición de la máxima competición continental.

"Fue un partido fantástico, aunque muy difícil. El final fue sencillo, pero el arranque nos resultó complicado", señaló el entrenador alemán, que recibe en Anfield en el último partido del curso al ya descendido Middlesbrough. "El Middlesbrough no tiene nada que perder y nosotros sí. Si ganamos es que merecemos estar en la Champions, si no, es que no nos lo merecemos", subrayó Klopp.

Si la cara este domingo fueron el Tottenham y el Liverpool, la cruz fue el Hull City, que fue goleado en el sur de Londres a manos del Crystal Palace y consumó su descenso a la Championship, segunda división del fútbol inglés.

Después de la victoria del sábado del Swansea -0-2 sobre el Sunderland en el Stadium of Light-, los 'Tigers' necesitaban sumar de a tres en Selhurst Park para llegar con vida a la última jornada del campeonato.

Sin embargo, los hombres del portugués Marco Silva, fiables como pocos en casa pero excesivamente endebles a domicilio, se inclinaron ante un voluntarioso Palace, que con esta victoria -goles de Wilfried Zaha, Christian Benteke, Luka Milivojevic y Patrick van Aanholt- sella, además, su presencia en la élite del balompié inglés al menos una temporada más.

El Hull, después de arranque de campaña prometedor, en el que fue, incluso, líder -su antiguo técnico, Mike Phelan, ganó el premio a entrenador del mes-, fue desmoronándose y cayendo a los puestos bajos. La llegada de Silva mediado el curso pareció dar aire y revivir ligeramente a los 'Tigers', que llegaron a salir del descenso.

Pero fallaron en los momentos clave, y la derrota del pasado fin de semana en Sunderland y la goleada sufrida hoy en Londres, unido a los triunfos consecutivos del Swansea, lo han empujado a la Championship.

El equipo de Silva se une así a Middlesbrough y Sunderland como conjuntos que jugarán la temporada que viene en la división de plata del fútbol inglés.

Newcastle United y Brighton & Hove Albion han logrado el ascenso directo a la Premier League, mientras que la última plaza en juego se decidirá en un 'play-off' con Reading, Sheffield Wednesday, Huddersfield y Fulham.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad