Portada TERRA PERÚ > Vida y Estilo > Turismo > Cuéntanos tu viaje

 
 
Martes, 31 de Julio de 2007

Mi viaje a Antioquía (Lima)

imprimir  enviar 

Cecilia Velarde, navegante de Terra, nos cuenta su interesante viaje al pueblo de Antioquía. Acompáñanos en este viaje y recuerda que tú también puedes compartir tus historias.


 Antioquía Antioquía

Seguimos el camino (igual de pesadito) un poco solitario unos treinta minutos más y llegamos a nuestro destino final: Antioquía, un pueblito súper lindo, con todas las casas, negocios, colegios, pintados en las fachadas con flores y aves de colores.

Bueno yo les quiero contar que tengo una ruta que es predilecta para mis domingos, ya que es corta y tiene todos los matices.

Partimos por la Panamericana Sur hasta Pachacamac, allí hay muy buenos restaurantes, pero como el viaje recién empieza no es posible almorzar y luego seguir, la recomendación es otra.

Se llega hasta la plazita de Pachacamac que es muy linda y luego andamos un poquito más y estamos en los víveros, como ver plantas nos puede aburrir, seguimos con un poco de condimento y hacemos una parada en Cuatro Bocas, allí probamos los vinitos y piscos que se ofrecen.

Luego seguimos el camino hacia un pueblito llamado Picapiedra, recomendamos parar en la plazita, siguiendo el camino se llega a Manchay bajo, allí encontrarán al terminar una alternativa: o se va por el margen izquierdo del río y se llega directamente a Cieneguilla o se va por el margen derecho donde se llega a Manchay Alto y luego a Cieneguilla, aumentando unos cinco kilómetros muy lindos al paseo.

Al entrar a Cieneguilla en el puente se detienen por un choclito con queso y una humita y su respectiva cervecita, porque el calor ya estará en su punto, luego se preparan para continuar, seguimos por Cieneguilla, a unos 45 minutos.

Por una carretera un poquito pesadita llegamos a Nieve Nieve, otra paradita de rigor para estirar, luego a unos 50 minutos está Sisicaya que es un pueblo bonito como para tenerlo de objetivo para un próximo paseo-parrillita al pie del río.

Seguimos el camino (igual de pesadito) un poco solitario unos treinta minutos más y llegamos a nuestro destino final: Antioquía, un pueblito súper lindo, con todas las casas, negocios, colegios, pintados en las fachadas con flores y aves de colores.

Se ve muchas construcciones con piedras, hay una pequeña feria en la plazita y se puede comer cuy o algunas otras ofertas que la gente se aproxima a ofrecer.

En conclusión, se aconseja partir de Lima a golpe de 9:00 am, o un poco antes y la parada en Pachacamac puede ser con desayuno.

No olvidar tener paciencia porque es un viaje muy divertido, toma en llegar unas 3 horas hasta Antioquía porque como uno va conociendo...y haciendo caipincruz (tomando cervecita en cada pueblito que pasa).

El almuerzo en Cieneguilla está garantizado, en Palermo, La Posada del Minero, son buenas propuestas para una comida a la leña.

Infaltables picarones de bajada a golpe de 6:00 pm a la salida de Cieneguilla.

imprimir  enviar