Bareto - Sodoma y Gamarra


Bareto. Foto: Difusión
    Play Music & Video, 2009

Tras la vorágine producida por su disco “Cumbia”, Bareto regresa con nuevo material, en donde su visión sobre los sonidos tropicales se muestra mucho más internacional y alejada por algunos momentos de los calores de su anterior producción. Es así que ahora la banda ofrece una traducción del mambo y sones caribeños mezclado con pasajes psicodélicos-amazónicos, que demuestra que ha avanzado en sus experiencias instrumentales.


El aplomo con que afrontan el primer tema del disco, llamado “Pa’todos hay”, es una soberbia muestra de la capacidad con la que este combo multicultural atraviesa uno de sus momentos más brillantes. Si bien la canción contiene música atemporal y desfasada con lo requerido por las formulas radiales peruanas, es saludable que la banda muestre todas sus tendencias sin sentirse obligada a seguir explotando la cumbia como un género vigente y “vendedor”.

“No juegues con el diablo” eleva la apuesta ofreciendo una dosis de mambo psicodélico, trajinado y achorado, que te obliga a mover los pies. Escogido como tema central de “Los Exitosos Góme$”, el tema evidencia la investigación sonora del interior del país, pero esta vez centrada en la sierra y la fusión concreta mostrada en la chicha ochentera.

Más adelante Dina Páucar participa en uno de los temas más atractivos del disco, “La Distancia”, que es una cumbia andina con una base rítmica bastante épica, en donde sobresale el talento vocal de “la diosa hermosa del amor”, aunque el resultado final sea una oda trasandina a la altura de los clásicos del género.

Un buen paso para el avance de la agrupación

“Ceja de Selva” remite nuevamente a la música tropical amazónica, pero redundando en los sonidos. Si bien el éxito consagratorio de “Cumbia”, su anterior placa, le dio a la agrupación limeña la categoría de “mártires de la nueva cumbia”, con este tema instrumental recurre nuevamente a más de lo mismo. El track se sostiene en los solos en espiral de Joaquín Mariátegui, que cumple con una soberbia ejecución, pero no sirve para dar un paso adelante, desde nuestro punto de vista.

El disco termina con “Sodoma y Gamarra” una nueva aventura instrumental en la que se mezclan saxofones andinos con estilizados punteos de guitarra, todo envuelto en una marcha fiestera que corona un disco más que interesante. La nueva placa de Bareto consigue nuevos pasos en su carrera hacia la identidad nacional, la mezcla de géneros y la desinteresada fusión, donde se ha logrado una revolución dentro de nuestro acerbo nacional. Buena música en Perú siempre hubo, sólo había que desempolvarla un poco, bien por eso.

Arturo Puescas - Terra Stereo






Comentarios  




Comenta este árticulo
Nombre:
E-mail:

Tu e-mail no será publicado

URL (opcional):
Comentario:
Código de verificación:

Si no puedes ver la imagen, haz clic en:


Debes ingresar los 5 caracteres entre 0..9 e A..F y hacer clic en Enviar.