Portada TERRA PERÚ > Vida y Estilo > Turismo > Patrimonio Cultural > Nuestro Patrimonio

 

Lunes, 06 de Noviembre de 2006

NUEVOS CUENTOS PERUANOS

imprimir  enviar 

Viajar por los lugares recónditos del Perú es empaparse, además de imágenes, de mitos, leyendas y tradiciones trasmitidas por medio de la tradición oral en miles de años. El resultado de sentarse al calor de los fogones para hablar con las mamalas o abuelas, o en los poyos delante de las chozas, estancias o cabañas, sobre pieles de borrego y escuchar la voz mágica del tiempo sobre nuestra gente y nuestro medio ambiente humanizado a veces o como telón de fondo de historias de fábula.

 El Honderito de Ayacucho

 La sirenita de la Saraja

 Uchuchullko

El niño les dijo que no volvería y que si querían verle debían ir a la Pampa de San Agustín en Huamanga. Cuando tuvieron tiempo fueron con sus padres y allí estaba. Allí lo vi también y me contaron su historia. Este cuento ha tenido el apoyo de Importaciones Hiraoka.

Publicar NUEVOS CUENTOS PERUANOS para los niños con este riquísimo patrimonio inmaterial es una tarea encantadora pero difícil. Salvo algunas empresas el resto entiende muy poco del rescate que se intenta con ayuda de las ilustraciones de Kukuli Velarde. Nos place presentar los últimos cuentos trabajados con ella.

Tenemos al NIÑO HONDERITO de Ayacucho. Un pequeñín que se apareció a unos chiquillos de Huanta pidiendo jugar con ellos a los trompos. Los niños que estaban afinando su puntería con las hondas para matar pajaritos le aceptaron. Así pasó el tiempo hasta que un día los halló tristes. ¿Qué había ocurrido?. Pues, que sus padres con ayuda de los indicadores vegetales, animales y otros, habían deducido que el año sería seco. Al conocer el problema el niño les pidió una honda y disparó al cielo. Se formaron nubarrones y se produjo el milagro.

El niño les dijo que no volvería y que si querían verle debían ir a la Pampa de San Agustín en Huamanga. Cuando tuvieron tiempo fueron con sus padres y allí estaba. Allí lo vi también y me contaron su historia. Este cuento ha tenido el apoyo de Importaciones Hiraoka.

El segundo cuento ilustrado por Kukuli se refiere a la Sirenita de la Saraja. Ella es amiga de las estrellas del cielo que se convierten en estrellas de mar para jugar. Cuando quiere visitar a sus padres y a su pueblo que viven en el fondo de la laguna donde se han refugiado va en el lomo de un hermoso pez con aletas de oro. El argumento trata de los problemas que debe afrontar cuando Ica comienza a crecer y nuevos pobladores amenazan con instalarse cerca del cerro de la Saraja. Ella y los lobos tienen que ver la forma de trasladar a su gente. La sirenita está siempre en la bahía de Parakas para proteger a los animalitos marinos.

He podido comprobar que nuestros estudiantes saben muy poco de las grandiosas culturas que se desarrollaron en nuestro territorio. Para llenar este vacío hemos comenzado una pequeña serie sobre ellas. El primer cuento es sobre los Chavin, Maestros de la Piedra. Realmente es fascinante examinar sus monolitos donde está grabada la historia de esta gran cultura peruana. Estamos trabajando en cosmovisión andina y es grato comprobar que nuestros antepasados tenían una enorme relación con el medio ambiente. El famoso Lanzón, el llamado Obelisco Tello que es un caimán y el llamado igualmente monolito Raimondi, así como las cabezas clavas para las cuales nos ayudó la investigación gerontológica del médico Fernando Moreno Corzo, ayudó a descifrar secretos guardados por milenios en Chavín de Huantar.

Con ellos nuestra series llegan a ocho títulos publicados: EL SALTARIN, Niño Dios de Lima, auspiciado por el Banco de Crédito. LAS TAREAS DE YACHA, ubicado en el pueblo de Tupe, Yauyos. EL DIVINO ROBAPAN, Niño Dios de Cusco. EL MUKI, pequeño guardián de las vetas de oro y plata de los Andes, auspiciado por Minera Buenaventura. UCHUCHULLKO, personajito mágico protector de la vida silvestre en los cerros, auspiciado por Southern Perú. LA SIRENITA DE LA SARAJA ya mencionada. EL HONDERITO de Ayacucho y LOS CHAVIN.

Esperamos, con verdaderas ansias, continuar. La misma Kukuli que trabaja sus artes plásticas en Filadelfia ayudará para la publicación de EL PICAFLOR QUE VIAJÓ AL CIELO. Tenemos muchas historias. Se necesita mecenas de nuestro siglo que hagan posible la salido de nuevos cuentos como un aporte a la niñez que está leyendo con amor y conociendo una herencia ancestral que les pertenece.

Esta es una campaña cívica con los textos y fotos de Alfonsina Barrionuevo.

imprimir  enviar