Portada TERRA PERÚ > Vida y Estilo > Turismo > Patrimonio Cultural > Nuestro Patrimonio

 

Jueves, 02 de Noviembre de 2006

LAS REGIONES DEL PERU

imprimir  enviar 

El título de amauta calzaba exactamente en Javier Pulgar Vidal, el gran geógrafo del Perú. "La casa está en Javier Prado Este, donde están erguidos unos árboles que planté", señalaba como referencia a quienes lo buscaban. Su rostro apacible ocultaba al guerrero. Su batalla por desterrar el concepto equivocado de dividir al Perú a la manera occidental en tres regiones, costa, sierra y selva, fue tenaz y continuará después de su partida porque la seguiremos quienes tuvimos la suerte de recibir ese legado de sus propios labios.

Salió de Huánuco para hacer sus estudios superiores, letras, derecho, historia. Atrás dejó Panao, el único lugar donde las mujeres muestran su vocación a la maternidad desde pequeñas con los pañales que forman parte de su atuendo. En algún momento debió encontrarse con el sabio Julio C. Tello para encaminarse a las búsqueda de nuestras raíces. No sé si viajaron juntos, pero igual, el Perú entró por sus ojos con sus ríos, sus montañas, sus bosques, sus arenales, sus playas y su mar ilimitado, vasto.

Salió de Huánuco para hacer sus estudios superiores, letras, derecho, historia. Atrás dejó Panao, el único lugar donde las mujeres muestran su vocación a la maternidad desde pequeñas con los pañales que forman parte de su atuendo. En algún momento debió encontrarse con el sabio Julio C. Tello para encaminarse a las búsqueda de nuestras raíces. No sé si viajaron juntos, pero igual, el Perú entró por sus ojos con sus ríos, sus montañas, sus bosques, sus arenales, sus playas y su mar ilimitado, vasto.

Al observar la atracción que su espíritu sentía por ese entorno natural tan diverso lo incentivó a investigar los nombres de las regiones que no debían considerarse en sentido horizontal sino vertical. El doctor Pulgar Vidal decìa que recogió sus verdaderas denominaciones de "los taitas que nunca habían ido a la escuela". Con eso quería aludir a la tradición oral que es milenaria y que tiene un gran valor porque conserva una serie de conocimientos. Historia, tradiciones, mitos, leyendas, costumbres, canciones y otros. Su escuela era de milenios y la recibieron de sus antepasados.

Nuestras regiones que corresponden a una multitud de pisos ecológicos son chala, yunga, qechwa, suni, puna, janka, rupa rupa y omagua. Ocho regiones y más de 90 pisos ecológicos registrados. "En nuestro bendito país, agregaba, tenemos todos los climas del planeta, desde el tórrido de las tierras norteñas semejante al desierto del Sahara, el gélido de las nieves eternas comparable con las polares hasta el tibio, amigable, de las mediterráneas del Viejo Mundo que invitan a la vida plácida." En solamente horas o en días se puede pasar de una a otra sin salir de nuestro territorio.

Maestro de conciencia, fue un sembrador de conocimientos, que salió del aula para fundar universidades. Quería a los peruanos amando el regalo que habían recibido al nacer. Una variedad de paisajes y de posibilidades para una alta calidad de vida que no debía ser desaprovechada. El mundo sigue aprovechando las plantas que se domesticaron y también animales como la vikuña, de lana que es producto de ese oro viviente de los Andes que es éste camélido, la alpaka, el cuye de exquisitas carnes tan solicitado en los últimos tiempos en Oriente.

Amaba la suya y sentía orgullo hasta de sus más originales especialidades. Recuerdo el chicharrón de wayt'anpu, que tanto le gustaba, un gusano de ceja de montaña, que al freirse suelta una mantequilla deliciosa. No puede haberse ido. Lo veo, en una recepción del Parque de las Leyendas para mostrar cultivos nativos, saboreando lentamente una porción de torta de kiwicha, absorto como si su alma se abriera paso entre los surcos de espigas granates. Allí, donde se abre una flor, salta una cascada, o brota un geyser, mirando cada fenómeno con un amor imposible de apagar. Por el contrario, puro fuego, y como tal inmarcesible.

En su fructífera vida fundó varias universidades. Era un sembrador del saber, del saber de los nuestros lanzado al futuro, a las estrellas. Nunca olvidaremos sus sabias enseñanzas dichas con amor.

Esta es una campaña cívica con los textos y fotos de Alfonsina Barrionuevo.

imprimir  enviar