Portada TERRA PERÚ > Actualidad > Internacional

 
 

El simbolismo milenario detrás de los ataques del 11-S

Jueves, 11 de Septiembre de 2008

¿Por qué Al-Qaeda destruyó las Torres Gemelas?

imprimir  enviar 

Hace siete años, mientras las torres gemelas iban cayendo ante nuestros ojos aterrorizados, nadie podía pensar que era más que un lamentable accidente aéreo. Tampoco se podía asociar la fecha 11 con la forma de las torres y mucho menos pensar en que esa modalidad respondía a la más antigua manera de ataque contra los símbolos del poder enemigo desde la edad antigua.

 Difusion Las Torres Gemelas
Difusion

Torres Petronas Difusión Las Petronas son ahora las más altas
Difusión

Rey Salomón Difusión Representación del Rey Salomón
Difusión

La intención de Al Qaeda fue demostrar de manera evidente, en fecha similar a la silueta de las torres, cómo se desbarata desde el cielo una estructura de poder similar a las columnas de Salomón
EL TRÁGICO 11-S EN IMÁGENES

El estudiado ataque de 2001 fue desarrollado por Al Qaeda, un grupo de terror internacional de identidad islámica, que conoce la simbología que guardan las construcciones monumentales y los números arábigos con profundidad.

Para entender el mensaje detrás del a elección del objetivo, es necesario remontarnos mil años antes de Cristo, cuando vivió el rey más sabio, rico y conocido en la historia del mundo: Salomón. Su vida y obras la encontramos en el Libro de los Reyes en la Biblia. Salomón ordenó la construcción de un templo en honor al rey David, su padre; a Hiram, rey de Tiro.

Este último era un gran arquitecto, un masón conocedor de las estructuras, quien diseñó todo el complejo. Este tendría como finalidad albergar el arca de la alianza que contenía las tablas de la Ley con los mandamientos que Dios le dictó a Moisés.

Las columnas destruidas y reconstruidas

El lugar era el monte Moira, en Jerusalén. Allí Hiram dispuso en la entrada dos gigantescas columnas de bronce que serían ornamentales -pues no sostenían ningún dintel- llamadas Yahim y Boaz. En el año 586, antes de Cristo, las tropas de Nabucodonosor rey de Babilonia entraron a Jerusalén.

Echaron abajo las columnas y destruyeron todo el templo que más tarde sería reconstruido por Herodes en los albores de la era cristiana. Nuevamente volvería a ser demolido en los tiempos de las cruzadas, quedando hoy en pie solo la pared occidental. Restos que ahora son conocidos como el muro de los lamentos.

Este templo significa no solamente el pasado del pueblo judío sino del cristiano y del musulmán. Por esa razón existe una pugna por el dominio del monte en donde concurren el santo sepulcro (cristiano), la gran mezquita (judía) y la cúpula de la roca (musulmana) pues hasta allí ascendió Mahoma en una yegua alada.

El arquetipo ideal…también para occidente

Las descripciones del edificio con sus colosales columnas que apuntaban al cielo y las leyendas que surgieron en torno a él, lo convirtieron en el arquetipo ideal del Templo. Esta característica ha influido por siglos en la configuración de los edificios religiosos y civiles occidentales.

Bajo esta influencia, en 1960 se inicia el proyecto World Trade Center por iniciativa de David Rockefeller y auspiciado por su hermano Nelson. Su diseño fue realizado por el arquitecto japonés Minoru Yamasaki, en el bajo Manhattan de Nueva York.

Para Terra Perú, Mauricio Bermúdez

1 | 2 | Siguiente >

imprimir  enviar