Portada TERRA PERÚ > Vida y Estilo > Entre Chic@s > Salud


Pecas Difusión
La mejor manera de prevenir su aparición es alejándote de la exposición directa de los rayos del sol.

Protege tus lunares y pecas en los días de sol

Si te parecen sensuales las manchitas que adornan tu piel, o las detestas porque preferirías tener un cutis liso, debes cuidarte especialmente durante esta época.


Dicen que los lunares son símbolo de coquetería, de hecho Marilyn Monroe, la mujer más deseada del mundo, marcó pauta por tenerlo cerca de su boca. De ahí en adelante, se han reconocido como una marca sexy, sobre todo si se ubica en un sitio estratégico, de hecho varias famosas los lucen como parte de su encanto, como es el caso de Cindy Crowford, Natalie Portman, Madonna, Scarlett Johansson, entre muchas otras.

Y si hablamos de pecas, resulta que también estamos plagados de mujeres que las poseen, algunas las aprecian porque les da un aire infantil tipo Laura Ingalls de la legendaria serie, pero hay otras que las detestan como es el caso de la actriz Lindsay Lohan, que hace todo lo posible para disimularlas con maquillaje, y otras famosas como Nicole Kidman que son más radicales, porque por medio de la cirugía intenta mantener su rostro libre de esas particulares machitas.

Pero nos gusten o no, debemos asumir su existencia, y tener claro que en épocas de sol es cuando más aumentan. El sol sí provoca la salida de pecas. En cambio los lunares están esencialmente ligados a las condiciones genéticas del individuo, aunque el sol en algunas personas puede inducir su crecimiento pero no su aparición súbita.

Entonces, la mejor manera de prevenir su aparición es alejándote de la exposición directa de los rayos del sol, utilizando para ello todos los accesorios que consideres necesarios para proteger tu piel. Lo ideal es usar elementos físicos para evitar la luz ultravioleta, como los sombreros, gafas, y utilizar una vestimenta adecuada. Los filtros solares ayudan mucho si hacemos deportes o vida al aire libre y en épocas de mucho calor.

Además, debes mantener durante la primavera y el verano, la piel permanentemente hidratada, con cremas, aceites naturales o agua de rosas, además de sacarte el maquillaje en las noches, para que le des un respiro a tu cara y pueda descansar del maquillaje. También, debes apoyar el tratamiento con una buena alimentación, bebiendo mucha agua, evitando el cigarro y el alcohol, para que luzcas fresca y lozana.

Bronceada pero sin riesgos

Debemos asumir que cuando nos bronceamos un poquito nos vemos mucho más atractivas, sobre todo cuando nos hemos mantenido pálidas durante todo el año. Por eso, a pesar de los efectos dañinos que provoca el sol, algunas mujeres hacen caso omiso de las recomendaciones y se exponen sin precaución a sus rayos buscando un tono fascinante, pero a veces sólo consiguen quemaduras que le producen más daños que beneficios.

Otras van directamente al solárium, pero también tiene algunos riesgos, entonces una buena forma de lograr ese color dorado es utilizando los autobronceantes o cremas con color que venden en el mercado, de hecho el dermatólogo nos asegura que dentro de las opciones, es la menos riesgosa, aunque advierte que no nos protege de la luz ultravioleta, entonces de todos modos debemos buscar un protector.

También, puedes adquirir pastillas naturales de betacaroteno, o consumir mayor cantidad de zanahorias y verduras, para que nutras tu piel de adentro hacia afuera, junto con visitar a tu médico para que analice las manchitas y lunares que puedas tener en la piel, porque por más coquetos que sean, debes tener un control exhaustivo de su crecimiento.

Debes consultar al dermatólogo si observas que tus lunares aumentan su tamaño, o cambian de color, si se ven irritados, si pican mucho, o si sangran, porque si no hay traumatismo previo, es un signo de potencial de un cambio maligno del lunar. Entonces, una vez que lo identifiquen pueden darle el tratamiento oportuno, a través de un examen físico y una dermoscopía, para determinar si se debe realizar una biopsia.

Lo ideal es cuidar nuestra piel, para eso debemos evitar tomar sol de manera intencional, y aplicar un fotoprotector veinte minutos antes de salir a la calle o a la playa para protegernos de posibles quemaduras, porque en época estival, la sombra debe ser nuestra mejor amiga.



Terra Networks S.A




imprimir  enviar