Portada TERRA PERÚ > Vida y Estilo > Entre Chic@s > Buscando Algo


Tipos de mujeres. Foto: Getty Images
Descubre cómo son las relaciones a esta edad.

¿Existe el amor pasados los 40?


Mujeres atractivas, inteligentes, sensuales, acaban triunfando en el amor... a los 40, ¿por qué? La experiencia y la madurez son factores que juegan a su favor. Pero quizás sea en el sosiego donde se encuentra la clave del triunfo. Analizamos el amor en la cuarentena y esto es lo que descubrimos.



Cuando llega la ruptura después de una larga relación iniciada en la juventud, se tiene la sensación de pérdida de tiempo que intentamos recuperar a base de locuras, idas y venidas. Probando de aquí y de allá para finalmente descubrir que lo que realmente importa es una misma.

Son las segundas oportunidades, que en la madurez llegan con más fuerza que nunca para hacerse un hueco en nuestras vidas. '¡Y extrañamente esta vez sí funciona!'

Las amigas se quedan con la boca abierta al comprobar que van pasando los años y contrariamente a lo que habían apostado, no más allá de los dos meses, sigues siendo la misma y, lo que es más increíble, sigues estando con el mismo. Quizás no cumpla con los requisitos que siempre habíamos comentado para el hombre perfecto, pero la realidad es que con éste funciona. Salimos del mercado a los 40.



¿Amor o necesidad?

Se acabó la idea de 'a los 40, cremas antiarrugas, cuerpos acampanados, canas, descontento, apatía y crisis existencial'. Se decía también que a estas edades era cuando más separaciones se producían. Pero la realidad es que la mujer a esta edad alcanza su plenitud laboral, sexual y maternal, el caldo de cultivo perfecto para encontrar la estabilidad emocional tan ansiada en el pasado.

Muchos psicólogos afirman que el amor en esta edad, más sereno que en la juventud, viene acompañado de otros factores sobre los que se construyen pilares sólidos para que la relación perdure en el tiempo. Vamos, que el amor romántico, de pasión y locura, decae en pos de un amor mucho más sereno, muy alejado de los cuentos que nos inculcaban de pequeñas del 'príncipe azul'.

Cuando eres adolescente te fijas en el típico triunfador de instituto que no sólo te endulza la vida, sino que, además, te da cierta posición social. En la juventud te mueres los chicos malos que al final, una tras otra vez, te hacen sufrir. Acabas involucrada en una relación aparentemente perfecta que acaba muriendo, no se sabe muy bien por qué…

Y llegan los cuarenta y decides que te quedas con la tranquilidad que te ofrece la rana del cuento y no con las batallas del perfecto caballero andante de reluciente armadura.

Sosiego, madurez e independencia, económica y emocional, es lo que suelen ofrecer las relaciones a estas edades. Como dice Pitágoras: “Elige a un hombre del que puedas decir: podría haber escogido un hombre más bello, más no un hombre mejor” (sí, hemos masculinizado la frase).



¿Cómo nos enfrentamos a un nuevo amor a los 40?

Cuando nos plantamos en esta edad sin pareja, normalmente se llega con algún fracaso que otro a la espalda, desilusionada con los hombres, con un sabor agridulce en el paladar de lo que pudo haber sido y al final no fue. Infidelidades, ofensas, discusiones sin más... son los ingredientes de cualquier ruptura.

El triunfo de la independencia. Todo bajo el respeto, es decir, nada de amantes ni de engaños absurdos. Es la voz de la experiencia la que acaba por manifestarse. ¿Y si aún así no se ven claras las cosas? Cortar cuanto antes. Esto se aprende también con la madurez. Nada de alargar historias hasta la agonía simplemente por miedo a la soledad, error que se suele cometer en la primera relación. Hemos vivido la soledad y no nos ha disgustado, así que borrón, cuenta nueva y a por una tercera oportunidad, 'vuelta al banquillo'. Así hasta dar con alguien que pueda encajar en nuestra vida. ¿Y después?



¿Y el sexo?

Indudablemente a esta edad el sexo también es importante en la relación, pero también cambia. No rechazamos a alguien porque haya cierta desconexión en la cama. Si en las otras fases responde, haremos todo lo posible para lograr la sincronización sexual. ¡Merece la pena luchar! Porque ahora lo importante no está en batir récord en tiempo y número de orgasmos. Nuestro bagaje sexual nos hace ver que lo importante es la destreza, no la resistencia. Y no tenemos ningún miedo ni perjuicio en decírselo a la pareja... 'que no vas bien por ahí'. Ni tampoco hay que dar mil y una explicación de por qué nos movemos tan bien o el por qué nos gusta disfrutar del sexo. Conocemos nuestro cuerpo porque nosotras mismas hemos experimentado con él. Y no hay mejor forma de descubrir lo que nos gusta o nos disgusta. La edad te permite estas licencias y más.



Elegir a alguien más joven

¿Qué tienen en común Ana Obregón, Demi Moore, Madonna e incluso la Duquesa de Alba? Que todas han disfrutado entre sus sábanas los cuerpos lozanos de hombres más jóvenes que ellas, con más o menos suerte... para disgusto de alguna que otra. El topicazo de hombre maduro/mujer joven no sólo no desparece si no que se extrapola al sexo femenino, es decir, mujer madura/jovenzuelo.

¿Por qué muchas mujeres acaban cambiando su antiguo coche por un kilómetro cero? Pues muy al contrario de lo que le sucede a los hombres, no es para sentirse más jóvenes, ni por una cuestión de potencia sexual y mucho menos por cubrir carencias en torno al rol de maternidad.

Lo que atrae en primer lugar es la idea de vivir una pasión romántica casi casi adolescente. Pero lo que realmente engancha y hace que la relación funcione es que ellos exigen libertad y, por tanto, respetan la libertad, además de no querer ver ni de lejos cualquier señal que huela a compromiso marital.

Cuando se inician relaciones con 40 años lo que se tiene claro es que no se va a volver a sacrificar la autonomía, las idas y venidas con las amigas, el decir qué hacer y qué no hacer, y esto los hombres más jóvenes lo entienden muy bien.

¿Y ellos qué buscan? La madurez frente a la lozanía. La experiencia en la cama y fuera de la cama que dan los años. El ser escuchado, no sólo oído. Ellos en principio no buscan formar una familia, y ellas normalmente ya tienen una familia. ¡Perfecto!




Terra Networks




imprimir  enviar 


COMENTARIOS ()


COMENTA ESTE ARTÍCULO
Nombre:
E-mail:
Tu e-mail no será publicado
URL (opcional):
Comentario:
Código de verificación:

Si no puedes ver la imagen, haz clic en:


Debes ingresar los 5 caracteres entre 0..9 e A..F y hacer clic en Enviar.