Portada TERRA PERÚ > Vida y Estilo > Entre Chic@s > Buscando Algo


Ruptura. Foto: Getty Images
Al terminar una relación mostramos distintas emociones.

Fases que hay que superar después de una ruptura amorosa


Al acabar una relación, podemos mostrar distintas emociones: odio, sorpresa y negación son algunas de ellas.



Todas son aceptables y hacen parte del proceso de adaptación que una persona necesita para abrir los ojos y recuperar su vida normal.


Sentirnos culpables

Esta fase suele aparecer unos seis meses después de la ruptura. Nos sentimos muy culpables por lo que podríamos haber hecho y no hicimos, por lo que hicimos mal. El dolor es casi insoportable, incluso el corazón puede doler literalmente y creemos que vamos a morir de tristeza.

La vida no tiene sentido y pensamos que nadie ha podido sufrir todo lo que estamos sufriendo nosotros. Esto ocurre cuando la relación ha sido profunda, pues en algunos casos esta etapa no se atraviesa o sólo se presenta en forma de tristeza y lamentaciones.

Se está "llorando" la muerte de la relación. Esto se vuelve más profundo si ya hemos experimentado otras pérdidas dolorosas en nuestra vida.


Qué hacer para no tocar fondo

Durante esta etapa debemos evitar la evasión (drogas, alcohol, otras relaciones…). Si no tomamos contacto con nosotros mismos, si no lloramos y expresamos todo lo que tenemos que expresar, la etapa no puede ser superada.

Las amistades son la fuente de apoyo más adecuada en este momento, ya que en soledad sólo podemos conseguir llegar hasta la depresión. Al informarles de nuestra situación y expresar nuestras emociones podrán apoyarnos, que es lo que en este momento necesitamos.


¿Por qué nos pasa? No suele durar demasiado tiempo, alrededor de unas semanas. La tristeza por la pérdida se convierte en enfado e incluso en odio. El odio suele enfocarse hacia la pareja que nos ha abandonado, pero puede también expandirse al resto de personas del mismo género que ésta.

Se reniega del amor y se decide que nunca más se va a volver a estar enamorado/a o a querer a una pareja.


Cómo conseguir que no se convierta en una obsesión

Esta etapa es saludable para desprendernos de la obsesión de la persona querida, pero no debe volverse obsesiva. La expresión del llanto y de la rabia nos desahogará, pero hay que saber dónde y cómo expresarla, nunca contra nosotros mismos o contra otras personas.

La imaginación y las fantasías de venganza pueden ayudarnos a descargar la ira, pero se debe tener cuidado con plantearse el llevarlas a cabo.




Terra Networks






imprimir  enviar 


COMENTARIOS ()


COMENTA ESTE ARTÍCULO
Nombre:
E-mail:
Tu e-mail no será publicado
URL (opcional):
Comentario:
Código de verificación:

Si no puedes ver la imagen, haz clic en:


Debes ingresar los 5 caracteres entre 0..9 e A..F y hacer clic en Enviar.